Mayonesa casera de aceitunas sin huevo, vegana y sin gluten

Nos encanta la mayonesa de aceitunas y no hay nada como la mayonesa casera! A medida que fuimos entendiendo un poco acerca de conservantes y aditivos, una de las primeras cosas que reemplazamos fueron los aderezos. La mayoría de los aderezos comerciales tienen muchos conservantes y por supuesto casi todas llevan huevo. Sin embargo, es SUPER fácil hacer mayonesa en casa, nos lleva unos pocos minutos y queda exquisita!



Hoy les voy a enseñar a hacer una mayonesa básica sin huevo pero le vamos a agregar un poco de nuestro Pate de Aceitunas, ya que le da un sabor diferente que nos encanta. Igualmente, si no tenes nuestro pate de aceitunas o si no te gustan las aceitunas, podes omitirlo en la receta y vas a tener una mayonesa básica deliciosa!


Esta receta puede hacerse con licuadora o con mixer, en ambos casos queda perfecta!


Manos a la obra!


INGREDIENTES

  • 1/4 de taza de leche de soja (tiene que ser leche de soja ya que la leche de soja contiene lecitina al igual que el huevo y es lo que genera que se emulsione)

  • 2 cucharadas de jugo de limón o vinagre

  • 1/2 cucharadita de sal (se puede omitir para quienes no comen sal)

  • 2 cucharadas de Pate de Aceitunas

  • 1 taza de aceite vegetal a elección (yo uso girasol, pero puede ser de maíz o de arroz también)


INSTRUCCIONES

  1. Colocamos la leche de soja, el pate de aceitunas, el jugo de limón y la sal en el vaso de la licuadora.

  2. Comenzamos a licuar y vamos agregando la tasa de aceite lo más lento que podamos. Tiene que ser un hilo continuo de aceite cayendo y mientras más finito logremos que sea ese hilo, mas emulsionada quedara la mayonesa.

  3. Una vez que agregamos la tasa entera, apagamos la licuadora o mixer para que no se nos corte la mayonesa y la ponemos en un frasco de vidrio.

  4. Llevar a heladera por 30 minutos para que termine de espesar.

DISFRUTAR!!!

Seguinos:

CONTACTANOS

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon

© 2018 Rancho Kiaora.

Website desarrollado por Agustina Penco